LOS ESPÍRITUS DE OFNI, FINEES Y ELI EN LOS HOGARES DE HOY EN DIA.

Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová. Y era costumbre de los sacerdotes con el pueblo, que cuando alguno ofrecía sacrificio, venía el criado del sacerdote mientras se cocía la carne, trayendo en su mano un garfio de tres dientes, y lo metía en el perol, en la olla, en el caldero o en la marmita; y todo lo que sacaba el garfio, el sacerdote lo tomaba para sí. De esta manera hacían con todo israelita que venía a Silo. Asimismo, antes de quemar la grosura, venía el criado del sacerdote, y decía al que sacrificaba: Da carne que asar para el sacerdote; porque no tomará de ti carne cocida, sino cruda. Y si el hombre le respondía: Quemen la grosura primero, y después toma tanto como quieras; él respondía: No, sino dámela ahora mismo; de otra manera yo la tomaré por la fuerza. Era, pues, muy grande delante de Jehová el pecado de los jóvenes; porque los hombres menospreciaban las ofrendas de Jehová. 1 Samuel 2:12-17.

Reflexión:
En la actualidad estos espíritus demoníacos operan en la mayoría de familias del mundo actual. El modernismo, las nuevas leyes y las modas de hoy en día dirigidos por satanás, han fragmentado los principios de Dios en las sociedades. Y por eso muchos padres no pueden castigar los hijos porque son demandados y encarcelados, porque hoy los hijos tienen más derechos que los padres en el hogar. Cuando los principios de Dios fueron: Si alguno tuviere un hijo contumaz y rebelde, que no obedeciere a la voz de su padre ni a la voz de su madre, y habiéndole castigado, no les obedeciere;
entonces lo tomarán su padre y su madre, y lo sacarán ante los ancianos de su ciudad, y a la puerta del lugar donde viva; y dirán a los ancianos de la ciudad: Este nuestro hijo es contumaz y rebelde, no obedece a nuestra voz; es glotón y borracho. Entonces todos los hombres de su ciudad lo apedrearán, y morirá; así quitarás el mal de en medio de ti, y todo Israel oirá, y temerá. Deuteronomio 21:18-21. Todo hombre que maldijere a su padre o a su madre, de cierto morirá; a su padre o a su madre maldijo; su sangre será sobre él. Levítico 20:9. Es por eso que Dios mató a Ofni y a Finees puesto que habían quebrantado los mandamientos y principios bíblicos de Dios. Hoy en día vemos padres alcahuetes, los cuales por amor a sus hijos o a su esposa no los disciplinan conforme a las escrituras, y les complacen en todos sus caprichos, por eso estos espíritus toman posesión de ellos y terminan desafortunadamente degenerándose, en fornicación, prostitución, alcoholismo, drogadicción, homosexualismo, con SIDA y todo tipo de aberraciones demoníacas los cuales los llevan a una muerte rápida. Los padres que no corrigen a sus hijos también son cómplices del pecado y la iniquidad de ellos, Elí no disciplinó a sus hijos por eso Dios tubo que mandar otro profeta a exhortarlo y advertirle el castigo que le venía a él y a sus hijos. Escrito esta: Y vino un varón de Dios a Elí, y le dijo: Así ha dicho Jehová: ¿No me manifesté yo claramente a la casa de tu padre, cuando estaban en Egipto en casa de Faraón? Y yo le escogí por mi sacerdote entre todas las tribus de Israel, para que ofreciese sobre mi altar, y quemase incienso, y llevase efod delante de mí; y di a la casa de tu padre todas las ofrendas de los hijos de Israel. ¿Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis ofrendas, que yo mandé ofrecer en el tabernáculo, y has honrado a tus hijos más que a mí, engordándolos de lo principal de todas las ofrendas de mi pueblo Israel? Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco. He aquí, vienen días en que cortaré tu brazo y el brazo de la casa de tu padre, de modo que no haya anciano en tu casa. Verás tu casa humillada, mientras Dios colma de bienes a Israel; y en ningún tiempo habrá anciano en tu casa. El varón de los tuyos que yo no corte de mi altar, será para consumir tus ojos y llenar tu alma de dolor; y todos los nacidos en tu casa morirán en la edad viril. Y te será por señal esto que acontecerá a tus dos hijos, Ofni y Finees: ambos morirán en un día. 1 Samuel 2:27-34. Ahora ¿en cuántas familias de la tierra no vemos este tipo de maldición por la falta de autoridad de los padres sobre los hijos? Cuando no hay disciplina, honestidad, pureza en la familia y en el ministerio es cien por ciento seguro que este mal les acontezca. Escrito esta: Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. Efesios 6:1-4. Cuando se deshonra a nuestros padres biológicos y espirituales, nos volvemos rebeldes y el espíritu de lucifer entra en las personas con el espíritu de Jezabel, Absalón, Acab, Adenias, Ofni y Finees. Estos demonios van de generación en generación en el linaje de sangre hasta que algún descendiente rompa esta maldición entrando en el orden de Dios a través del nuevo pacto que el creador nos da a través de su hijo Jesucristo. Debemos ser esforzados y valientes en la educación y formación moral y personal de nuestros hijos, porque Dios siempre se los demandara a los padres. Escrito esta: He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. Salmos 127:3. Qué tipo de espíritus están ministrando tu hogar? Recuerda que estamos llamados a ser cabeza y no cola. Y el enemigo fue vencido en la cruz del calvario, solo tú le das las llaves para que entre a tu vida a través de la desobediencia a las palabras de Dios. Dios te Bendiga.

Oración de hoy:
Amado Dios padre celestial y divino creador del universo, los cielos y la tierra. Misericordioso señor; en esta hora te doy gracias por permitirme un día más de vida, gracias por mis hijos, por mi esposa, y por todo lo que me diste a administrarte. Porque nada de lo que tengo es mío: puesto que todo es tuyo, y lo recibido de tu mano te doy, desde mi vida en adelante. En el nombre de Jesús de Nazaret, tu hijo amado y mi rey eterno pido que me llenes de sabiduría para administrar mi vida, mi hogar, familia, empresas y ministerio en tus preceptos, estatutos y voluntad según la multiforme gracia de tu grandeza. Señor no permitas que toque la morada de mi casa los espíritus de Elí, Ofni, y Finees. Dame la revelación y la sabiduría para discernir cualquier ataque del enemigo. En el nombre de Jesucristo de Nazaret tomo autoridad sobre todo principado, potestad, gobernador, hueste de maldad y todo demonio que quiera perturbarme; los ato, los declaro inoperante y les hecho fuera en el nombre de Jesús. y ningún arma forjada prosperara contra mí, porque todo lo puedo en Cristo Jesús quien me fortalece. y ningún demonio me podrá hacer frente en todos los días de mi vida porque el todo poderoso, el alto y sublime está conmigo y por eso sé que seré bendito donde quiera que valla. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Dios y Señor nuestro. De quien soy y a quien sirvo y serviré por siempre. Amén, Amén y Amén.

Escrita por:
Estivenson Navarro.
Inspirada por:
El Espíritu Santo.