LO QUE HACE EL ESPÍRITU DE INCREDULIDAD EN LAS PERSONAS.

Dijo entonces Eliseo: Oíd palabra de Jehová: Así dijo Jehová: Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo, a la puerta de Samaria. Y un príncipe sobre cuyo brazo el rey se apoyaba, respondió al varón de Dios, y dijo: Si Jehová hiciese ahora ventanas en el cielo, ¿sería esto así? Y él dijo: He aquí tú lo verás con tus ojos, mas no comerás de ello. 2 Reyes 7:1-2.

Reflexión:
El espíritu de incredulidad se maneja en muchas personas de hoy en día, pero es increíble que está más cimentado en los supuestos creyentes que en los no creyentes. Hay creyentes falsos que Dios les habla a través de varones y mujeres de Dios y no reciben las promesas por el espíritu de incredulidad. Este espíritu demoniaco toma la mente de las personas y las pone a vivir por lo que ven mas no por las promesas de Dios. Escrito esta: Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados. 2 Crónicas 20:20. Conozco hombres y mujeres a los que Dios les ha dado una palabra de sanidad para su enfermedad, libertad financiera, libertad en sus hijos y cónyuge y ellos mismos han decretado lo contrario sobre sus vidas y lo que ellos mismos han decretado les ha acontecido eso es porque escrito esta: Porque el temor que me espantaba me ha venido, Y me ha acontecido lo que yo temía. No he tenido paz, no me aseguré, ni estuve reposado; No obstante, me vino turbación. Job 3:25-26. Cuando el espíritu de incredulidad toma la mente y el corazón de las personas es imposible que Dios opere, porque el solo opera con la fe activada. Escrito esta: Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la incredulidad de ellos. Mateo 13:58. Pablo escribió: ¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios? Romanos 3:3. Dios nunca operara en los que manejan este espíritu demoniaco, por el contrario, va a llevar a las personas a un estado doloroso, depresivo, angustiante y mortal el cual después de la muerte aquí en la tierra entraran en el lago de fuego el día del juicio. Jesús dijo: Pero los cobardes e INCRÉDULOS, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Apocalipsis 21:8. Muchos no creen que la salvación no las hace perder el espíritu de incredulidad. Es porque no saben que Jesús dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Marcos 16:15-16. Es importante deshacerse del espíritu de incredulidad porque todo aquel que no cree en la palabra que Dios envía a través de sus hombres y mujeres terminan como el príncipe incrédulo. Escrito esta: Entonces el pueblo salió, y saqueó el campamento de los sirios. Y fue vendido un seah de flor de harina por un siclo, y dos seahs de cebada por un siclo, conforme a la palabra de Jehová. Y el rey puso a la puerta a aquel príncipe sobre cuyo brazo él se apoyaba; y lo atropelló el pueblo a la entrada, y murió, conforme a lo que había dicho el varón de Dios, cuando el rey descendió a él. Aconteció, pues, de la manera que el varón de Dios había hablado al rey, diciendo: Dos seahs de cebada por un siclo, y el seah de flor de harina será vendido por un siclo mañana a estas horas, a la puerta de Samaria. A lo cual aquel príncipe había respondido al varón de Dios, diciendo: Si Jehová hiciese ventanas en el cielo, ¿pudiera suceder esto? Y él dijo: He aquí tú lo verás con tus ojos, mas no comerás de ello. Y le sucedió así; porque el pueblo le atropelló a la entrada, y murió. 2 Reyes 7:16-20. En el nombre de Jesucristo renuncia hoy al espíritu de incredulidad, recuerda que con Dios las bendiciones y sus palabras son sí y amén cuando sus siervos hablan, porque escrito esta: Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas. Amos 3:7. Dios te bendiga.

Oración de hoy:
Amado Dios padre celestial y divino creador del universo los cielos y la tierra. Gracias por permitirme un día más de vida acompañado de tu maravillosa presencia. Dios de gloria en esta hora vengo a ti humillado y creyendo que lo que me has prometido me lo cumplirás, que no depende de mí acción sino de mi fe en tus palabras a través de tus siervos y siervas las cuales siempre me han hablado con denuedo y sabiduría, exhortación y consolación de parte tuya. Tampoco dudo de tus promesas para mi familia, mis hijos y el ministerio y llamado que has puesto en mí, porque sé que, así como comenzaste la buena obra en mi vida la terminaras hasta el día de la venida de mi rey y salvador Jesucristo. Porque tú no eres hombre para que mientas ni hijo de hombre para que te arrepientas. Padre mío jehová de los ejércitos en el nombre de Jesús te pido que escudriñes mi corazón y saques todo espíritu de incredulidad en mi por muy pequeño que sea, porque reconozco que muchas veces no he visto tu gloria por causa de la incredulidad que ha operado en mí. En esta hora renuncio a el espíritu de incredulidad, al espíritu de poca fe, al espíritu de doble ánimo, y todo espíritu diabólico y satánico que haya entrado en mi por el linaje de sangre y que sea contrario al Espíritu Santo de Dios; en esta hora tomo autoridad sobre ellos, los ato, los ligo los encadeno y los hecho fuera de mi vida, mi familia, mis hijos, en el nombre poderoso y glorioso de Jesucristo de Nazaret y les ordeno que nunca mas vuelvan. Porque tengo la mente de Cristo Jesús y y me ha sido dado el poder para hacer las riquezas, para que en el nombre de Jesús doble toda rodilla de los que están en contra de mi señor, Dios y salvador y echar fuera de esta tierra todo tipo de demonio. Espíritu Santo tu que escudriñas los corazones ayuda a la incredulidad de tu pueblo libéralo y dales la paz, el gozo, la fe y el amor que solo tú puedes dar. Declaro que nada ni nadie me podrá hacer frente en todos los días de mi vida, porque soy antes más que vencedor en Cristo Jesús Dios y señor nuestro. De quien soy y a quien sirvo y serviré por siempre. Amén, Amén y Amén.

Escrita por:
Estivenson Navarro.
Inspirada por:
El Espíritu Santo.