COMO LLEVAR UNA VIDA PODEROSA CONFORME A DIOS.

Confía en Jehová, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará. Exhibirá tu justicia como la luz,Y tu derecho como el mediodía. Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades. Deja la ira, y desecha el enojo; No te excites en manera alguna a hacer lo malo. Porque los malignos serán destruidos, Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra. Salmos 37:3-9.

Reflexión:
Para manifestar una vida poderosa en Dios la cual manifestó nuestro rey señor y salvador Jesucristo, el ser humano siempre lleva consigo estas siete características que evidencian lo que dice de su padre celestial.
Solo los verdaderos hijos de Dios, confían en él. La palabra confianza significa: Esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea. Escrito esta: !!Quién me diera quien me oyese! He aquí mi confianza es que el Omnipotente testificará por mí, Aunque mi adversario me forme proceso. Job 31:35.
Solo los verdaderos hijos de Dios hacen siempre el bien sin importar que circunstancias este atravesando. Jesús dijo: Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Mateo 5:44-46.
Solo los verdaderos hijos de Dios viven en la verdad de su padre celestial; la cual se encuentra en las escrituras. Por eso caminan en la justicia de Dios y nada los perturba. Escrito esta: La misericordia y la verdad se encontraron; La justicia y la paz se besaron. La verdad brotará de la tierra, Y la justicia mirará desde los cielos. Jehová dará también el bien, Y nuestra tierra dará su fruto. La justicia irá delante de él, Y sus pasos nos pondrá por camino. Salmos 85:10-13.
Un verdadero hijo de Dios siempre le es fiel con sus primicias, diezmos y ofrendas, en todo tiempo y en todo lugar; y antes de emprender cualquier negocio, obra, comprar algo, tomar decisión o inversión le consulta a Dios en secreto y el contestara en público. Escrito esta: Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos. Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos; Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto. Proverbios 3:5-10.
Un verdadero hijo de Dios siempre espera con paciencia, confianza en oración y suplica la recompensa y exaltación de Dios. Escrito esta: Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. 1 Pedro 5: 6-7.
Un verdadero hijo de Dios no envidia las riquezas de los malvados ni les desea juicio, ni se carga con ellos, ni mucho menos los maldice. Escrito esta: Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición. Porque: El que quiere amar la vida. Y ver días buenos; Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño; Apártese del mal, y haga el bien; Busque la paz, y sígala. Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal. 1 Pedro 3:8-12.
Y un verdadero hijo de Dios manifiesta la humildad, sujeción, paciencia, bondad, templanza, mansedumbre, amor, gozo y paz que manifestó Jesucristo; y lo veras rodeado de riquezas, honra y gloria. Alcanzará largura de días, riquezas acá en la tierra y la corona de gloria en el cielo. Escrito esta: El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. Romanos 8:16-18. Si estas manifestando estas cualidades eres un verdadero hijo de Dios. Dios te bendiga.

Oración de hoy:
Amado padre celestial, creador de los cielos y de la tierra, en esta hora te doy gracias por permitirme un día más de vida acompañado de lo que más amo. Tu presencia. Misericordioso señor. Te doy a ti la gloria, la alabanza, la adoración y todo el honor porque grandes, buenas y maravillosas son tus misericordias para mi cada mañana. En el nombre de Jesucristo de Nazaret declaro que hoy caminare como ayer acompañado de tu Santo Espíritu y cubierto por tu poderosa mano. Que me llevas de poder en poder de triunfo en triunfo y de gloria en gloria, que seré bendito en el entrar y bendito en el salir, bendito en la ciudad y bendito en el campo, que nadie me podrá hacer frente en todos los días de mi vida porque tú el todo poderoso siempre estás conmigo. En ti confió y en ti espero señor, a ti entrego y entregare siempre mis caminos, proyectos y decisiones. A ti clamare siempre y tú me responderás y me mostraras cosas grandes y ocultas que yo no conozco ni entiendo y que tú ya desataste para mi desde el tercer cielo. Porque tu mi Dios suplirás siempre todo lo que me falte conforme a las riquezas en gloria que yo tenga en Cristo Jesús Dios y señor nuestro. De quien soy y a quien sirvo y serviré por siempre. Amén, Amén y Amén.

Escrita por:
Estivenson Navarro.
Inspirada por:
El Espíritu Santo.